UN GOBIERNO COMO DIOS MANDA

UN GOBIERNO COMO DIOS MANDA
by

Romanos 13:1-7 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.
3 Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;
4 porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo.
5 Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.
6 Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.
7 Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.”

Basado en el proyecto de gobierno plateado por Sociedades Bíblicas Chilenas, el cual consiste en reconocer la Biblia como palabra de Dios. La palabra de Dios nos invita a regresar y reflexionar en nuestros errores pasados poniendo como piedra angular la Biblia la palabra de Dios.

Esta será la única oportunidad que tendremos de enderezar el rumbo de nuestra Nación en los propio 4 años, esta será la única manera que las Naciones hermanas y vecinas puedan repetir lo que la Biblia nos enseña en Deuteronomio 4:6. “ Qué sabia y entendida es esta gran nación”. Hablamos de la Nación que busca a Dios de todo corazón.

Hagamos las cosas bien desde ya, no esperemos ni pongamos esa confianza en un candidato ya que el será el director de la orquesta; pero los que toca la pieza musical son cada uno de los integrantes de dicha orquesta  con sus respectivos instrumentos musicales o responsabilidades. NO pongamos toda la esperanza en el rostro del candidato y elijamos bien a nuestros gobernantes.

Un gobierno como Dios manda comienza por el sometimiento a la Constitución de la Republica Salvadoreña, en segundo lugar en el respeto que merecen los ciudadanos y colaboradores del Gobierno, en tercer lugar en saber negociar con la oposición sin caer en corrupción, en cuarto lugar es no olvidar que no importa como las cosas resulten Dios sigue en control.

Un gobierno como Dios manda no aterroriza a las personas, muy por lo contrario reconoce que esta es ese lugar para desarrollar personas y crear oportunidades no solo para sus adeptos y amigos sino también para con sus críticos y opositores; esta y estará por un determinado tiempo para hacer crecer al Pais y a todos los que lo conformamos.

Un gobierno como Dios manda deberá tener y ejercer autoridad con limpia conciencia, de tal manera que lo que hagamos lo hagamos por el bien de todos y no por la conveniencia de unos pocos grupos de poder; pensando en todos y no en las próximas elecciones o en perpetuarnos en el poder como muchos de los dictadores del mundo hoy.

Un gobierno como Dios manda será posible cuando todos los que conformamos esta país paguemos los tributos o impuestos como al Biblia nos ordena, y los que los administran deberán rendir cuentas ante los electores con toda transparencia y limpieza de corazón. No podemos olvidar que Dios pide de nosotros respeto para con lo gobernantes electos y sus familias.

¡Y solo así, tendremos un gobierno como Dios manda!

share

Recommended Posts