Adoradores en el 2020

Adoradores en el 2020
por

23 Más la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Juan 4:23-24 (RVR1960)

 

La adoración tiene muchos aspectos, entre ellos las alabanzas que cantamos en las reuniones Cristianas Evangélicas y las que también hoy cantamos en nuestras reuniones familiares, o ya sea incluso en la soledad de tu trabajo; la vida Cristiana completa debe ser una adoración para Dios, debemos aprender a vivir con olor fragante para la gloria De Dios.

 

Salmo de alabanza.

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2 Servid a Jehová con alegría;

Venid ante su presencia con regocijo.

3 Reconoced que Jehová es Dios;

Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;

Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias,

Por sus atrios con alabanza;

Alabadle, bendecid su nombre.

5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,

Y su verdad por todas las generaciones.

Salmos 100 (RVR1960)

 

 

Los adoradores del 2020 ya no adoramos en los templos de la ciudad, ahora lo hacemos desde casa en plataformas digitales. La buena noticia es que a pesar de la distancia podemos seguir siendo adoradores en Espíritu y en Verdad. Esto implica que ahora adoramos en privado, lo que antes estaba en público ahora lo vivimos en espíritu y en verdad.

 

6 Venid, adoremos y postrémonos;

Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.

Salmos 95:6 (RVR1960)

 

La adoración pasó de ser pública a familiar, ante tus hijos, frente a tu suegra, al lado de tu esposa o esposo, frente a la abuela de tus hijos que conoce tu pasado más que tu futuro; la adoración ahora es íntima considerando la cuarentena y la situación que hoy tenemos a nivel mundial. Nadie puede fingir lo que hace ni lo que dice, todos nos convertimos en adoradores en espíritu y verdad.

 

Digan ahora los que temen a Jehová,

Que para siempre es su misericordia.

Salmos 118:4

 

¿Hablas en lenguas en casa como lo hacías frente a las multitudes que pastoreabas? ¿Gritas con frenesí como lo hacías declarando las cosas buenas De Dios y sus Promesas sobre tus vecinos incómodos y bulliciosos?, ¿Sirves lavando los baños de casa como solías lavar los de la Iglesia donde te congregabas? Ahora Dios ha separado lo verdadero de lo falso.

 

Servid a Jehová con alegría;

Venid ante su presencia con regocijo.

Salmos 100:2

 

Los adoradores del 2020 hemos tenido el privilegio de poder conocer a Dios en la intimidad de nuestro hogar junto a nuestra familia y vecinos, este privilegio no es de todos; no todos tuvieron el privilegio de derramar lágrimas ante Dios en la privacidad de tu hogar, ese es un privilegio y no un castigo. Estos días de adoración han sido los más bendecidos de nuestra vida.

 

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:1-2

 

¿No te gustaría conocer si eres un adorador en espíritu y en verdad? Para ello analiza si la conducta Cristiana que tenías en la Iglesia hora la desarrollas en casa, analiza si las lágrimas que hoy salen de tus ojos son Puras y Santas como la misma palabra De Dios; pon tus ojos en Jesús y no en tu líder o Pastor, pon tu esperanza en Dios y no en las palabras de un negociante de la fe.

 

Exaltad a Jehová nuestro Dios,

Y postraos ante el estrado de sus pies;

Él es santo.

Salmos 99:5

 

Los adoradores del 2020 hemos tenido el privilegio de adorar en casa, en familia, en la intimidad de nuestro corazón, dando y haciendo las cosas para la obra De Dios en la tierra comenzando por la familia; hemos sido bendecidos con su presencia en nuestros corazones, a diferencia de los adoradores del Antiguo Testamento, a esto le llamo yo una bendición de ser un adorador en espíritu y en verdad.

 

Exaltad a Jehová nuestro Dios,

Y postraos ante el estrado de sus pies;

Él es santo.

Salmos 99:5

share