¡CELEBREMOS EN GRANDE!

¡CELEBREMOS EN GRANDE!
por

Alguien dirá: ¿Qué razón tenemos para celebrar el 2020? Cuando ha sido un año tremendamente difícil y complicado en el cual miles, por no decir cerca de un millón, de personas perdieron la vida de una manera inesperada por causa de una pandemia, que según algunos conocedores, se convirtió en una endemia.

 

pandemia

nombre femenino
Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región.

 

endemia

nombre femenino
Enfermedad que afecta a un país o una región determinados, habitualmente o en fechas fijas.

 

 

Pero aunque parezca difícil decirlo tenemos hoy un mega motivo por el cual celebrar, y esto es la aparición del Mesías esperado, el prometido en todo el antiguo testamento; Este ser de amor que nos trajo la bendición de poder reconciliarnos para con Dios de manera permanente, de tal forma que nuestros pecados fueron por Él perdonados y en Él somos justificados por gracia.

 

Isaías 9:6 “Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado, sobre su hombro. Se llamará su nombre Admirable consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.”

 

La historia del nacimiento de Jesús en Mateo y Lucas nos dice que esta profecía y las siguientes se cumplieron.

 

Este ser de amor es quien trajo la bendición de reconciliarnos con Dios, y es por ello por lo que se le atribuye el nombre de Cordero De Dios que quita el pecado del mundo; de tal forma que en Él, para Él, y por Él fueron hechas todas las cosas. Motivo para celebrar en grande es que ya su misericordia nos alcanzó, y esta es el único camino a la vida.

 

 

Juan 14 – Jesús, el camino al Padre

1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

 

 

Pero alguien se preguntará qué razón tendría yo de celebrar algo que no me concierne, que razón tengo yo para celebrar cuando mi padre murió, mi sobrino falleció, mi madre nos dejó, y por ello me siento frustrado. Pues la buena nueva es que Él nos ha reconciliado para con Dios y los que creyeron en Él aunque estén muertos vivirán.

 

JUAN 11:25-27

25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

 

Esto significa que nuestros familiares y amigos en Cristo están con vida en este lugar maravilloso que se llama cielo, donde no hay llanto ni dolor, donde no hay sol de día ya que la presencia De Dios ilumina todas las cosas. Es un lugar excepcional para todo aquel que le confiesa como Salvador y Señor de su vida,

 

 

APOCALIPSIS 21:4-6

4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

 

Amigos, es importante que no pierdas de vista que la Navidad, según nuestro calendario Gregoriano, nos recuerda la aparición y el nacimiento de Jesús el hijo De Dios, en quien tenemos redención de todas nuestras faltas, por ello no esperes más de nadie, no esperes menos de nadie, el mejor regalo ha llegado a nuestras vidas para quedarse.

 

 

Juan 3:16-18De tal manera amó Dios al mundo

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.

17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

 

 

Hoy entenderás que a pesar de tanta dificultad podemos celebrar sin remordimiento, no es necesario lamentar la muerte sino que hay que celebrar la vida de todos los que se nos anticiparon en el camino hacia la vida eterna, en esta navidad te invito que te apartes del trono que pertenece exclusivamente a Dios y que juntos celebremos en grande el regalo del amor De Dios por medio de Jesucristo.

 

 

Romanos 5:8

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

 

 

La mejor notica llega ahora que podemos decir que aunque estábamos lejos ahora Dios nos ha alcanzado, a pesar de estar lejos su amor nos ha redimido, a pesar de nuestras faltas su amor nos ha justificado y por ello debemos celebrar en grande.

 

Romanos 5:1-3

1 Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo:

2 Por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

3 Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

 

Esta Navidad del 2020, celebramos en grande, no nuestros logros y éxitos, no nuestras familias y empresas, este 2020 celebremos su gracia, su amor, su misericordia.

 

 

¡FELIZ NAVIDAD 2020!

share

Recommended Posts