Cómo mantenerse firme en una era de fracasados – La integridad

Cómo mantenerse firme en una era de fracasados - La integridad
por

INTEGRIDAD: La integridad es esencial para el éxito en la vida.

 

No arrebates con los pecadores mi alma, ni mi vida con hombres sanguinarios, 10 en cuyas manos está el mal, y su diestra está llena de sobornos. Mas yo andaré en mi integridad; redímeme, y ten misericordia de mí.

Salmo 26:9-11

Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él.

Proverbios 20:7

 

Integridad, practicarla es fundamental para amarnos a nosotros mismos, sobrellevar cualquier adversidad física o emocional, ayudar a los demás e influir en el mundo de una manera sustancial y positiva.

La integridad es la práctica de ser una persona honesta, respetuosa, es adherirse a nuestros valores y tomar sistemáticamente decisiones positivas, incluso cuando nadie esté mirando.

En el antiguo testamento, la palabra hebrea traducida «integridad» significa «la condición de ser intachable».

Job era un hombre íntegro; esto significa que era sin reproche, no que fuera totalmente perfecto.

Integridad en el nuevo testamento significa «honestidad y adhesión a un patrón de buenas obras».

Los cristianos están llamados a ser como Jesús. En Cristo, somos nuevas criaturas y podemos ser considerados sin mancha delante de Dios.

 

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

2 Corintios 5:17, 21

según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

Efesios 1:4-8

 

Nuestras vidas deben alinearse con nuestra creencia en Dios y evidenciar una confianza de que Sus caminos son los mejores.

 

Fíate de Jehová de todo tu corazón,

Y no te apoyes en tu propia prudencia.

Reconócelo en todos tus caminos,

Y él enderezará tus veredas.

Proverbios 3:5-6

 

Estamos llamados a creer en Dios y, por consiguiente, a seguirlo en todos nuestros caminos.

 

19 Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo.

Juan 6:19

 

Estamos para amar a quienes nos rodean, tanto de palabra como de hecho.

 

17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

1 Juan 3:17-18

17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

Santiago 2:17-18

29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Efesios 4:29

Los cristianos debemos ser aquellos que no podemos ser sobornados o que estamos en entredicho, porque servimos a Dios antes que a los hombres.

 

17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

Colosenses 3:17, 23

29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

Hechos 5:29

 

Debemos ser personas que cumplimos nuestra palabra.

 

12 Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.

Santiago 5:12

 

Es por el poder de Dios que somos cada vez más personas de integridad.

Integridad se traduce como honradez, honestidad, respeto por los demás, corrección, responsabilidad, control emocional, respeto por sí mismo, puntualidad, lealtad, pulcritud, disciplina, congruencia y firmeza en las acciones. En general, una persona íntegra es alguien en quien se puede confiar.

La integridad es ordenada a partir de la decisión personal de actuar según disposiciones divinas, solo puede ser integro quien está dispuesto a honrar a Dios a través de sus ejecutorias. La razón básica de por qué no podemos ser íntegros se debe a que muy pocos han decidido tener a Dios en su noticia.

La falta de integridad implica una grieta insanable entre lo que se dice y lo que se piensa, entre lo que se considera una conducta adecuada y lo que se termina haciendo, entre lo que es moralmente justo y lo que parece resultar de la presión de las circunstancias.

 

Fuente: gotquestions.org

share

Recommended Posts