¿Cuando dejé de ser feliz?

¿Cuando dejé de ser feliz?
por

La felicidad está condicionada por muchas cosas en la vida para el hombre promedio, muchos la describen como una emoción que se produce en nosotros, al alcanzar alguna meta personal o éxito profesional, en realidad para los profesionales de la psicología, la felicidad es el bienestar interno o autopercibido que influye en la actitudes y comportamiento del individuo.

Los que viven este tipo de satisfacción o felicidad normalmente proyectan un enfoque positivo por dura que sea la situación; aparte de esto están siempre motivadas, les reta el saber que alcanzarán nuevas metas en la vida diaria profesional o de familia. Es de hacer notar que los que no somos felices nos cauterizamos por el lado de negativismo con el que vivimos a diario.

La felicidad podemos decir: es la vibra positiva del corazón a la mente, es esa energía que nos motiva a a seguir luchando y conquistando; pero, ¿Qué produce la verdadera felicidad? Muchos dicen que la autorealizacion, ósea alcanzar metas establecidas según la sociedad donde estamos viviendo o los tiempos por los que estamos atravesando.

Es difícil definir claramente lo que significa felicidad, pero casi todo lo que hacemos, es con el fin de lograrla y aumentarla o para evitar  y disminuir la infelicidad. En lo personal leyendo la Biblia descubrí un hombre que atravesó tiempos difíciles por la decisiones que tomó en su vida como rey de Israel; como consecuencia de sus acciones atravesó un valle de amargura dónde realizó que ya no era feliz.

Pues David dejó de ser feliz cuando:

a- OLVIDO EL RESPETO A DIOS.
b- PREFIRIÓ LOS PLACERES QUE A DIOS EN SU VIDA.
c- CREYÓ QUE DIOS IGNORABA EL PROBLEMA DE SU AMANTE.
d- DERRAMÓ SANGRE ANTES DE TENER ARREPENTIMIENTO.
e- TRAICIONÓ A SU GENERAL DEL EJERCITO.
f- NO HONRO SU PACTO CON DIOS.

Nosotros también tenemos este tipo de problemas, nos hemos olvidado de todo lo que Dios ha hecho en nosotros; ahora resulta que creemos que somos importantes, imprescindibles, insustituibles y esto llenó nuestras vidas de orgullo y altivez de ojos. Cosas por las cuales la ira de Dios se derrama sobre sus hijos, volvamos hoy a ser felices; invitemos a Dios a nuestras vidas y proyectos de vida.

No olvides al Dios de tu salvación, antes que vengan los días en los cuales digas no tengo contentamiento..

 

share

Recommended Posts