EDUCACIÓN: SINÓNIMO DE EVOLUCIÓN

EDUCACIÓN: SINÓNIMO DE EVOLUCIÓN
por

Esta semana celebramos la graduación de Bachillerato de un gran amigo y colaborador de esta Iglesia; a sus 56 años está celebrando este éxito con mucha alegría y entusiasmo; en lo personal me honra, me motiva y me confronta. Estoy seguro de que todo lo que él desea y requiere está y estará a su disposición a partir de este momento.

 

 

El verbo evolucionar se encuentra ligado al cambio. Para percibirlo es necesario asumir el tiempo como parámetro íntimamente ligado al cambio, y la relación entre dos tipos de formas: las anteriores y las posteriores. Ignorar cualquiera de las dos nos niega la percepción del hecho. La evolución en este sentido está fuertemente ligada a objetos diferentes, y la relación entre éstos es realmente la evolución, de tal modo que delatamos la evolución aunque los organismos diferentes comparados no sean siempre los mismos.

 Fuente: Miguel Gracia Casas.

 

 

¿Qué es evolucionar?

intr.: Pasar un organismo o una cosa de un estado a otro el paciente evoluciona favorablemente. mil.: Moverse o cambiar de dirección una formación de tropas o de barcos de guerra las tropas enemigas evolucionaban hacia el este.

 

Cambiar: (1) Dejar una cosa o situación para tomar otra.

 

Transformar: (1) Hacer cambiar de forma a alguien o algo. (2) Trasmutar algo en otra cosa.

 

Evolucionar: (1) Dicho de un organismo o de otra cosa: Desenvolverse o desarrollarse pasando de un estado a otro

 

1 Hacer [una persona o una cosa] una evolución o cambio gradual, especialmente de conducta, de actitud, de ideas, etc.

2 Hacer evoluciones [una persona, un animal o una cosa] que se desplaza de un lugar a otro, especialmente cuando se hace de manera coordinada o describiendo curvas.

 

 

En Romanos, el apóstol Pablo utiliza la palabra “saber” o “sabiendo” once veces. ¿Qué debemos saber? Debemos educarnos en la palabra de Dios, porque cuando adquirimos conocimiento espiritual, podemos entonces aplicar ese conocimiento a nuestras vidas en maneras prácticas, sometiéndonos a Él y utilizando este conocimiento piadoso para servir al Señor en espíritu y en verdad (Romanos 6:11-13). El viejo refrán es, “No podemos usar lo que no sabemos”. Este principio es doblemente cierto cuando se trata de la educación bíblica. ¿Cómo nos educamos en el sentido bíblico? ¡Leemos, estudiamos, memorizamos y meditamos en la palabra de Dios!

El apóstol Pablo amonestó a Timoteo que deberíamos “procurar con diligencia presentarnos a Dios aprobados” (2ª Timoteo 2:15). La palabra griega traducida “procurar” significa dar diligencia, ejercer uno mismo, o darse prisa para aplicar uno mismo. Por lo tanto, para poder aprender o educarnos, se nos dice que nos apliquemos a estudiar con diligencia la palabra de Dios. La razón también se encuentra en la segunda carta de Pablo a Timoteo. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2ª Timoteo 3:16-17). La idea aquí es que la palabra de Dios nos perfecciona o madura y nos equipa para ser siervos educados y fieles.

 

La educación bíblica equipa a los creyentes nacidos de nuevo, para que Dios pueda realizar en ellos la obra que Él ha ordenado (Efesios 2:10). La educación bíblica nos transforma por medio de la renovación de nuestras mentes (Romanos 12:2), el proceso continuo de aplicar el conocimiento con la mente de Jesucristo, “el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1ª Corintios 1:30).

 

 

Concluimos afirmando que sin educación, no hay bendición ya que la educación es el camino al desarrollo personal y espiritual. Este es el problema de muchos pastores y líderes que no terminan sus estudios teológicos o profesionales; jamás te canses de seguir buscando el conocimiento del Altísimo. Él tiene grandes cosas para tu vida y familia; este es el tiempo de retomar ese camino a la sabiduría para poder iluminar la vida de muchos.

Fuente: gotquestions.org

 

 

 

Dedicado a mi amigo, pastor y hermano Guillermo.

share

Recommended Posts