¡EL EGOÍSMO Y SUS DAÑOS COLATERALES!

¡EL EGOÍSMO Y SUS DAÑOS COLATERALES!

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor”.

¿Te sientes solo?, ¿No recibiste las acostumbradas llamadas de navidad, año nuevo o cumpleaños?, ¿Has notado que muchas personas te evitan?; ¿Has puesto atención que cuando hablas siempre te estas vendiendo o posicionando por encima de los demás?; esto podría ser síntoma de la presencia del virus del egoísmo en tu corazón y vida.

El término egoísmo hace referencia al amor excesivo e inmoderado que una persona siente sobre sí misma y que le hace atender desmedidamente su propio interés. Por lo tanto, el egoísta no se interesa por el interés del prójimo y rige sus actos de acuerdo a su absoluta conveniencia.

¡Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo!

También indica que algo es perteneciente o relativo a esta actitud. Por ejemplo: ‘Hizo un comentario muy egoísta‘. Procede de la palabra ‘egoísmo’ y a su vez, del latín ego (‘yo’) y el sufijo -ismo, e indica un excesivo amor a uno mismo, centrado en su propio interés y que no se preocupa de los demás.

El egoísmo es una muestra de la ausencia De Dios en la vida del portador, es el egoísmo el que nos hace vestir vestidos rotos y aislarnos de la presencia de muchos amigos, familiares y seres queridos; el egoísmo nos aparta en una vana ilusión que nos hace creer que estamos por encima de los demás, nos vende la ideas falsa o mal intencionada sobre nuestro propio valor ante la sociedad en general. Este funciona de manera tan sigilosa que pocos notan que son portadores de dicho mal que podemos verlo como un virus que ataca al ser humano desde muy temprano en la ruta de la vida.

¡Cada uno debe agradar al prójimo para su bien, con el fin de edificarlo!.

Existen maneras para combatir el egoísmo de raíz, el primer paso es aceptar quien eres ante Dios, según la Biblia, un pecador caído de la gracia De Dios. En segundo lugar reconocer que sólo en Jesús podrás entender lo que realmente tiene valor, ósea tu nueva vida en Cristo esa nueva oportunidad que es un regalo De Dios por medio de la fe en Jesús. En tercer lugar reconocer que tu no vales más que nadie, aceptar que somos todos humanos llenos de errores y defectos característicos, lo cuarto será iniciar el camino a la reconciliación con todos aquellos que dañamos con nuestra actitud, esto incluye a tus padres y hermanos.

A continuación te dejo algunas ayudas que encontré en diferentes lugares web que son de auto ayuda,  y al final te dejaré una lista de versículos Bíblicos a los cuales podrás acudir a diario para superar el egoísmo que por hoy reina en ti.

Pasos para vencer el egoísmo:

  • Aprende a hacer concesiones.
  • Agradece a los demás.
  • Deja de ser controlador(a).
  • Pasa tiempo con gente que no sea egoísta.
  • No interrumpas a las personas.
  • Recuerda los cumpleaños.
  • Mantén contacto con tus amigos, familia y parientes.
  • Halaga a las demás personas.

“El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” No hay otro mandamiento más importante que éstos”.

El Egoísmo no da buenos frutos, renuncia a ello y vive libre y feliz.

 

share