¡GRACIAS EQUIPO!

¡GRACIAS EQUIPO!
por

Sabias palabras de Moisés:

 

Números 11:14-17

Yo solo no puedo llevar a todo este pueblo, porque es mucha carga para mí. Y si así me vas a tratar, te ruego que me mates si he hallado gracia ante tus ojos, y no me permitas ver mi desventura. Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Reúneme a setenta hombres de los ancianos de Israel, a quienes tú conozcas como los ancianos del pueblo y a sus oficiales, y tráelos a la tienda de reunión y que permanezcan allí contigo

 

No hay mejor manera de trabajar que trabajar en equipo, el trabajo en equipo facilita cada situación de una manera tal que lo complicado se vuelve sencillo cuando cada uno de los integrantes hace su trabajo; hace algunos años tuve el privilegio de formar un equipo de trabajo tremendamente efectivo, tomó tiempo asignar funciones y desarrollar carácter, pero valió la pena.

 

En esta época de nuestra nueva realidad he tenido el privilegio de trabajar con grandes compañeros dentro y fuera de las fronteras patrias. Mujeres y Hombres de valor que viven para ayudar y desarrollar sus talentos, gente de principios, gente de convicciones con las cuales pudimos juntos superar nuestras diferencias o puntos de vista por el beneficio de la comunidad en donde nos desarrollamos como siervos, o servidores del Señor en los diferentes ministerios.

 

Muchos de ellos con grado académico, Maestrías, Doctorados, llenos de mucha capacidad, otros con pregrado, pero con un corazón de servicio que merecen un doctorado, o más bien un PhD. Son gente apasionada, gente de una manera preciosa de ejecutar sus proyectos y predicaciones, gente que valen oro ante los ojos de la sociedad y de Dios por lo mucho que aman lo que les ha sido encomendado a través de los años.

 

Eclesiastés 4:9-10

Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo. Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!

 

 

No todos son goleadores, no todos son delanteros, no todos son defensas, pero todos son importantes en la posición que juegan en este proyecto de Reino que se nos ha encomendado, y que ahora estamos desarrollando. Miles de personas son bendecidas por su esfuerzo, miles de personas son impactadas por sus palabras apegadas a la Biblia, miles de personas serán alcanzadas para el reino de los cielos por medio de sus acciones y esfuerzo.

 

Hoy quiero agradecer su amistad cariño y paciencia, talento. Sin ustedes como amigos y colegas, sería imposible de realizar este trabajo que juntos llevamos a cabo nadie tiene la capacidad de guiar este barco tan grande por sí mismo; doy gracias a Dios por poder trabajar a su lado doy gracias a Dios por permitirme aprender de ustedes y sus experiencias personales; hoy y siempre serán parte de esta inmensa familia de la fe que conformamos.

 

1 Corintios 3:6-9

Yo planté, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que ni el que planta ni el que riega es algo, sino Dios, que da el crecimiento. Ahora bien, el que planta y el que riega son una misma cosa, pero cada uno recibirá su propia recompensa conforme a su propia labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, {y} vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

 

 

Juntos hemos vivido momentos difíciles, no solo por las cosas que suceden a nuestro alrededor sino también por las cosas que están sucediendo a consecuencia de esta pandemia que ha matado a millones alrededor del mundo; las pérdidas humanas de varios de nuestros amigos y colegas han sido duras para todos. Lágrimas, dolor, y soledad son solo algunas de las cosas que juntos hemos vivido, pero tenemos a un gran Dios y nos tenemos los unos a los otros para poder seguir avanzando en el camino de la vida ministerial.

 

No puedo dejar de pedir perdón por mis errores y necedades que para muchos son ofensas, no puedo olvidar su acompañamiento en mis momentos más difíciles de ataques frontales en medios, periódicos, memes, demandas legales y más. Me da risa ahora, pero en el momento fue difícil de estar frente a ustedes conociendo mis errores y reconociendo que me equivoqué. Muchas veces obvié pedir una disculpa por las exigencias que hice, o haré pero de algo pueden estar seguros, y es que todo es para mantener la mejora continua de cada una de las áreas encomendadas a los que integramos esta gran familia.

 

Perdón por querer hacer de este equipo el mejor, para mí lo es y lo seguirá siendo a pesar de la distancia y las difíciles situaciones que hoy vivimos todos, lo seguirá siendo a pesar de estar muchos ya laborando en otras organizaciones, sean religiosas o de gobierno. Siempre serán y son

parte de esta familia que por más de 44 años sigue impactando a miles de personas en el mundo. Mi invitación es a perseverar, mi invitación es mantener la llama encendida hasta  que cada uno de nosotros podamos  ver cara a cara a Dios y entregar cuentas de nuestro ministerio y conducta personal.

 

1 Corintios 12:12-30

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu. Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Si el pie dijera: Porque no soy mano, no soy {parte} del cuerpo, no por eso deja de ser {parte} del cuerpo. Y si el oído dijera: Porque no soy ojo, no soy {parte} del cuerpo, no por eso deja de ser {parte} del cuerpo. Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del oído? Si todo fuera oído, ¿qué sería del olfato? Ahora bien, Dios ha colocado a cada uno de los miembros en el cuerpo según le agradó. Y si todos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Sin embargo, hay muchos miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decir a la mano: No te necesito; ni tampoco la cabeza a los pies: No os necesito. Por el contrario, la verdad es que los miembros del cuerpo que parecen ser {los} más débiles, son {los más} necesarios; y las {partes} del cuerpo que estimamos menos honrosas, a éstas las vestimos con más honra; {de manera que} las {partes que consideramos} más íntimas, reciben un trato más honroso, ya que nuestras {partes} presentables no {lo} necesitan. Mas {así} formó Dios el cuerpo, dando mayor honra a la {parte} que carecía de ella, a fin de que en el cuerpo no haya división, sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros. Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; {y} si {un} miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él. Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y {cada uno} individualmente un miembro de él. Y en la iglesia, Dios ha designado: primeramente, apóstoles; en segundo {lugar,} profetas; en tercer {lugar,} maestros; luego, milagros; después, dones de sanidad, ayudas, administraciones, {diversas} clases de lenguas. ¿Acaso son todos apóstoles? ¿Acaso son todos profetas? ¿Acaso son todos maestros? ¿Acaso son todos {obradores de} milagros? ¿Acaso tienen todos dones de sanidad? ¿Acaso hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos?

 

 

Gracias equipo, llevamos muchas coronas ganadas para la gloria de Dios, pero en estas fechas tan difíciles nos estamos jugando la copa del campeonato, no podemos retroceder, no podemos darnos por vencidos cuando hay tanta gente que nos necesita ahora más que nunca.

Cierro mi carta de gratitud pidiendo a Dios vida y salud para todos, que muchos de los huérfanos y viudas que estarán ahora bajo nuestra responsabilidad puedan sentir que existe un equipo que les ama.

 

¡MUCHAS GRACIAS EQUIPO!

TOBY JR.

share

Recommended Posts