JESÚS TE AMA

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Juan 3.16 (RVR 1960)

Un mundo pecador

No es común iniciar con algo que suena tan mal, pero tengo que decirte que tantas injusticias en el mundo se deben a que por naturaleza los humanos llevamos el pecado dentro nuestro. Todos. Sin excepción. Eso dice la Biblia.

Romanos 3:23: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”

 

Muertos y no lo sabíamos

Desde la escuela nos enseñan que toda acción tiene una reacción, así que era de esperarse que tanto pecado tuviera consecuencias, y la consecuencia de nuestro pecado es la muerte. La muerte es algo que muchas personas temen, pero no hablamos solo de muerte física, sino de algo mucho peor, ¡La muerte espiritual! La cual es eterna.

Romanos 3.23: “Porque la paga del pecado es muerte…”


Aún hay esperanza

No todo está perdido; aún hay algo que podemos hacer. Este mismo versículo contiene la mala noticia y también tiene la solución al problema:

Romanos 3.23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

¡Pero la buena noticia no termina ahí!

Romanos 5:8: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.

¡Jesús murió por ti y por mí! Su muerte pagó el precio de nuestros pecados. Y su resurrección es la prueba de que El Señor aceptó la muerte de Jesús como pago por nuestros pecados.

 

 

La oportunidad de tu vida

Entonces, está bien, Jesús murió por mí, ¿Y ahora qué?

Romanos 10:9: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”

Romanos 10:13 lo dice nuevamente: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.

Esto significa que la salvación, el regalo más grande de la historia, está disponible para todo aquel que confía en Jesucristo como su Señor y Salvador. No importa cuán oscuro parezca tu pasado, o si sientes que necesitas ser mejor para que Él te acepte, ¡no hay nadie listo para esto! Por eso es un regalo.

Vida Eterna

Romanos 5:1 tiene este maravilloso mensaje: “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Romanos 8:1 nos enseña: “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”.

Y qué precioso lo que dice Romanos 8:38-39, “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

A través de Jesús podemos tener una relación con Dios. Gracias a su muerte y resurrección nunca seremos condenados a la muerte eterna por nuestros pecados. Ahora la pregunta es: ¿Quieres tomar la mejor decisión de tu vida?

¿Palabras mágicas?

Antes que nada, nos alegra mucho que hayas llegado hasta acá, no es una coincidencia, el Señor puso esa inquietud en tu corazón; así que te cuento, no, no existen las palabras mágicas, muchas personas creen que solo por repetir esta oración ya son salvos. Las palabras no te van a salvar, es la fe, el creer en Jesucristo y entregarle tu vida a Él lo que lo hará. ¿Oramos juntos?

Señor Jesús, yo te recibo hoy como mi único y suficiente salvador personal,

Creo que eres Dios, que moriste en la cruz y que resucitaste al tercer día,

Me arrepiento, soy pecador, perdóname Señor,

Gracias doy al Padre por enviar a su hijo Jesucristo a morir en mi lugar,

En Cristo Jesús mi Salvador, Amén


¿Lo hiciste? ¡Felicidades! ¡Bienvenido a la Familia de Dios! No me puedo despedir sin decirte que este camino no es fácil, creo que ya sabes que la vida en sí no lo es, pero con el Señor Jesucristo de nuestro lado nada volverá a ser igual. Y si no te funciona, te devolvemos tus pecados, tranquilo.

Obviamente tienes aún muchas preguntas, déjanos ayudarte a contestarlas, llena el formulario de abajo y nos pondremos en contacto contigo. ¡Ahora somos hermanos!