Los héroes de la fe

Los héroes de la fe
por

HÉROE: Persona que se distingue por haber realizado una hazaña extraordinaria, especialmente si requiere mucho valor.

 

Teresa de Calcuta dijo: “Dios no me llamó a tener éxito, me llamo a ayudar a los necesitados”

 

En las escrituras, se encuentran muchos hombres y mujeres que anduvieron en los caminos de Dios, personas muy destacadas en la historia del cristianismo. A estas personas les llamamos “héroes de la fe”, puesto a que sus vidas se basaron en la confianza en Cristo.

 

Viviendo en el tiempo del exilio persa, Nehemías había ascendido en su papel de sirviente del rey Artajerjes hasta que fue el copero, probando comida y bebida para asegurarse de que el rey no fuera envenenado. Al enterarse de que Jerusalén, la ciudad de sus antepasados y la ubicación del Templo de Dios, estaba en ruinas, Nehemías solicitó al Rey que reconstruyera los muros de la ciudad, y fue enviado a supervisar su construcción. Desafiando a los enemigos que rodeaban a Judá, Nehemías ayudó al profeta Esdras a establecer y hacer cumplir la ley del pacto de los judíos con Dios. Siempre fiel y sirviente, Nehemías regresó al rey Artajerjes después de doce años, un testimonio de sumisión, coraje y dedicación.

 

Otro de los más nombrados héroes de la fe cristiana fue Daniel. Este fue llevado lejos de la tierra de Israel cuando aún era un niño, Daniel vivió como judío en el exilio bajo el imperio de Babilonia. Estaba siendo preparado para ser un asesor en la corte del rey Nabucodonosor, incluso cuando era niño. Daniel y sus amigos rechazaron la comida del rey para cumplir la Ley de Moisés, razón por la cual fueron arrojados a un pozo de leones. Al interpretar sueños y visiones, Daniel sería de servicio para todos los reinos, y contemplaba la promesa del gobierno venidero de Dios. El profeta Ezequiel lo describe como un «patrón de justicia».

 

El libro que lleva su nombre es el único en toda la Escritura que nunca menciona el nombre de Dios, sin embargo, en la vida de Ester, la voluntad y la mano del Señor son siempre visibles. Nacida en el exilio, la huérfana Esther fue criada por su primo Mardoqueo. Elegida por el rey por su belleza para ser una reina fiel. Ester fue elevada de la baja posición de los judíos en Persia a una de prominencia. En esta posición, Ester siguió siendo una fiel mujer de Dios, ayunando y orando mientras mantenía la devoción y la sumisión a su esposo rey. Fue su coraje y dignidad lo que salvó a los judíos de Persia del genocidio, una liberación aún celebrada entre las comunidades judías hasta el día de hoy como Purim.

 

De los héroes de la fe, uno de los más recordados es Esteban, quien fue la primera persona en ser martirizada.

Por su creencia en Cristo, Esteban fue llevado ante el mismo Sanedrín que envió a Jesús hacia Pilato, y el mismo que había acosado a Juan y Pedro en Pentecostés. Cuando Esteban denunció su reclamo de autoridad, fue apedreado hasta la muerte, durante la cual proclamó humilde y audazmente su visión del Señor resucitado sentado a la diestra del Padre.

 

El padre de la nación de Israel ya tenía 75 años cuando Dios lo dirigió fuera de la tierra de su pueblo, lejos de su familia, y eventualmente incluso cambió su nombre. Casado con la infértil Sarah, Abraham siguió la promesa que Dios le dio de ser el padre de un gran pueblo tan incontable como las estrellas en el cielo o las arenas en la orilla. Cuando por fin llegó un hijo con Sara y Abraham (¡Que tenía 99 años en ese momento!), Dios exigió que se sacrificara al niño. La declaración de Abraham de que «¡Dios proveerá el sacrificio!» Es un testimonio del hombre cuya absoluta confianza y búsqueda de Dios fue «la fe que se le otorgó como justicia».

 

Asegúrate de que tu nombre esté en esta lista cuando tu carrera haya terminado, este no es el momento de buscar protagonismo, este es el momento de trabajar para dejar un legado en el área que Dios te encomendó.

 

¡SE TÚ UN HÉROE DE LA FE!

share

Recommended Posts