LOS PROFETAS DE LA BIBLIA

LOS PROFETAS DE LA BIBLIA
por

El ministerio profético, como los grupos carismáticos lo entienden hoy en día, es cualquier ministerio que se basa en el don de la profecía y en una nueva revelación de Dios para guiar a la iglesia a la madurez. Nosotros creemos que el verdadero ministerio profético hoy en día es, sencillamente, la predicación de la biblia de manera precisa y clara

El don de profecía hoy es «hablar» de la palabra escrita, no la retransmisión de nueva información desde el cielo. La biblia está completa. Incluso la escritura advierte en contra de añadir a la palabra de Dios (Apocalipsis 22:18). Por consiguiente, la profecía, en el sentido de una «nueva» palabra de Dios, ya no es necesaria.

 

“La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.”

Lucas 16:16

“Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.”

Mateo 11:13

 

¿Cuáles son los profetas de la Biblia?

4 Profetas mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel.

12 Profetas menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías.

¿Qué es un profeta en la Biblia?

El profeta bíblico es, como hemos dicho, un hombre inspirado, que recibe una palabra de Dios para transmitirla al pueblo y a sus dirigentes respecto a una cuestión que siempre tiene que ver con la justicia social y la fidelidad a Dios (ambas cosas son inseparables).

Estrictamente hablando, un profeta es alguien que sostiene haber tenido una experiencia personal de Dios recibiendo de él la misión de comunicar sus revelaciones y, como consecuencia de ello, habla en su nombre a los seres humanos.

¿Cuáles son las características de un profeta?

1) APEGADO LA LEY Y AL TESTIMONIO (Isaías 8:20): Los profetas deben hablar de acuerdo con los mensajes de los anteriores profetas;

2) SUS PREDICCIONES DEBEN CUMPLIRSE (Deuteronomio 18:22): No es suficiente un 40% o 70%, sus profecías deben cumplirse el 100%;

3) DEBE EXALTAR A CRISTO (1 Juan 4:2).

 

Del escritorio de Toby Jr.

share

Recommended Posts