¿QUÉ HACER CUANDO NO SÉ QUÉ HACER?

¿QUÉ HACER CUANDO NO SÉ QUÉ HACER?
por

El mundo está conmovido con tantos cambios políticos y sociales; las naciones están tomando sus propios rumbos a pesar de las críticas de los que están acostumbrados a colonizar regiones enteras a su antojo; es obvio que estos cambios generan incomodidad a los que por siglos vivieron de sembrar odio y guerras entre hermanos.

 

Muchos cristianos lo solucionan diciendo que el regreso de Cristo está más cerca que nunca, lo cual es una realidad para los que creen y conocen acerca de las sagradas escrituras, pero ¿Qué hacer con los que desconocen que Jesús dijo que Él es el camino, la verdad y la vida? ¿Les vamos a dejar sin el mensaje de la palabra de Salvación por Gracia?

 

Es ahora cuando la Iglesia y los creyentes en Jesús debemos avanzar dando pasos agigantados en la predicación del Evangelio de la Cruz de Jesús. No es tiempo para opinar en asuntos políticos y sociales, el llamado de la iglesia es a predicar el evangelio, a bautizar, a hacer discípulos en todo el mundo.

 

Los teólogos y algunos sabios politólogos auguran que Jesús nos manda a incidir en la política para que el Evangelio avance. Bueno… a mis 52 años y como hijo de pastor puedo dar fe que todos, todos los que se metieron en estos temas terminaron lejos de su asignación original; fueron movidos por el reconocimiento y abandonaron su misión y mensaje de esperanza.

 

Conozco y conocí a los últimos 5 presidentes de El Salvador, a cientos de diputados y alcaldes, quienes buscaron por años a mi padre como referente para sus campañas y proyectos de vida; aprendí mucho de ellos, algunos muy buenos y otros lobos con piel de oveja. En algún momento pensé que sería maravilloso tener ese tipo de amistades, ya que eran influyentes, pero no fue así.

 

Puedo mencionar no menos de 10 reuniones con personas poderosas de mi país El Salvador donde tuve el privilegio de escuchar a los grandes hablar y discutir sus planes para el futuro de nuestro país; pero en ninguna de esas reuniones escuché a ninguno de ellos pedir a mi padre oración y consejo, ellos tenían una agenda clara, ganar las elecciones y seguir su vida sin Dios.

 

Hoy estamos en un momento histórico, hay vientos de cambio, hay esperanza de algo nuevo, existe una buena posibilidad que las cosas puedan mejorar; eso sí, no como antes se hacía, con malas mañas y favores oscuros. Esto es los que tiene nerviosos a muchos y les doy la razón, ya que estaban acostumbrados a ser sometidos y manipulados por los que estaban de turno en el poder; ahora los nuevos políticos son los que lo están llevando a cabo y esto incomoda a los que tenían el control de los tres poderes del estado.

 

¿Qué hacer cuando no sé qué hacer? Pues hagamos lo correcto cada uno en su asignación, no confundamos nuestros roles en la vida; los pastores predicando, los administradores administrando, los maestros enseñando, los vendedores vendiendo y los estudiantes estudiando, no hay duda de que si todos hacemos lo correcto, nos encontraremos en algún punto del camino.

 

No entres apresuradamente en pleito con tu vecino, no tomes el rencor como escudo y el odio como bandera para luchar por una causa que no es la correcta, solo debemos hacer lo correcto en las áreas que nos corresponden. No olvidemos que la Biblia nos dice que Dios pone y quita gobernantes y esto es por lo que hoy te recuerdo que cuando no sepas qué hacer, solo has lo correcto.

 

¡Hagamos lo correcto!

 

Prediquemos, ayudemos, evangelicemos, hagamos discípulos, amemos a nuestros enemigos, seamos amables, seamos humildes, seamos serviciales, seamos perdonadores, ¡Seamos felices!

 

share

Recommended Posts